Mamma: el poder del amor en libertad

 

Me consulta una chica por una gatita a la que habían encontrado preñada. Tuvo sus cachorros y esta chica se la llevó a su casa, en principio en tránsito. Luego, al ver lo aterrorizada que vivía decidió que se quedara en su familia. Este fue el intercambio de mensajes de la historia de Mamma (tenía un doble nombre: Mamma o Galatea).

Consultante: La estoy tratando con flores desde hace 3 meses y algo avanzó. Tiene pánico. Si me muevo rápido, se hace pis y caca encima. Mi idea con Mimi, que es la que la trata con flores, era bajarla; está solita en una habitación, pero tengo una perra demasiado feliz (posta, ¡no para!) y no quiero que la asuste aun más. Bufa si me acerco demasiado, la puedo acariciar con un palito, le acerco la mano y se hace pis. La chica que la trajo me dijo que la encontraron en la vía, embarazada y nunca se pudieron acercar. Yo le estoy llevando a dos de los mios que son muy tranquis para que se vayan conociendo y con ellos, perfecto, ningún drama. Hace 1 año vive en la habitación de servicio, solita y yo subo a dejarle su comida y charlarle un rato.
En casa vivo yo con 5 gatos más, 2 hembras, 3 machos y 2 perras hembras. Ella nunca ataca. Se arrincona y le lloran los ojitos. También le queda la lengüita afuera y se ha hecho pis y caca del susto. Tiene terror... no es nada agresiva. Nunca perdió el apetito y va a las piedras para hacer sus necesidades Intente con feromonas y nada. Con las flores puedo acariciarla con un palito super corto y hasta la he tocado sin que reaccionara mal. Ahora le dieron un mix de flores que incluyen rescue Empezamos en noviembre y avanzó un poco pero tiene ese terror permanente... Duerme en una camita que le trajo la chica que me la dio en tránsito, pero cuando me ve, se va rajando al rincón. Pensaba en bajarla, para que esté con los otros... pero no se si será mejor o no. Transité otra por una noche y casi se muere del susto con las perras.

En una primera comunicación a distancia, Mamma o Galatea dijo: “Tuve experiencias muy muy feas con seres humanos, por eso quedé tan traumatizada. A veces las personas son un poco bruscas sin darse cuenta. Prefiero estar sola, que nadie me moleste. Quiero saber qué pasó con mis cachorros. Además de tomar las flores necesito: mucha paciencia, que no me fuercen a tocarme ni a hacer cosas que no quiero. Denme tiempo para volver a confiar. El tiempo lo determino yo, no otros. Que me expliquen lo que pasó con mi cría y explícitamente ofrezcan disculpas por todas las situaciones bruscas que sentí como violentas, aunque la intención haya sido buena.
Necesito reparación de lo herido. Los tiempos son mis tiempos de sanación, no los de otros. Más adelante quiero estar con mi nueva familia, una señora mayor, sola, que va a saber cómo tratarme, que me va a tener paciencia. Ambas viviremos en una casa con sol, donde yo podré acostarme en su cama, o en una mecedora. Hay mantitas calentitas. Ella cocina, yo descanso. Y nos hacemos amigas. Pero antes, necesito reparación. Las heridas emocionales a veces tardan más tiempo en sanar, del que los humanos quieren.”


Yo agrego: esta gatita (este doble nombre le quita fuerza) vino a tu vida para acompañarte a una reparación emocional propia que vos tenés que hacer. Esto que ella pide que hagas (que le expliques, que ofrezcas disculpas) es lo que una parte de tu alma necesita. Para eso ella vino de tránsito a tu casa. Para transitar juntas esta reparación de una herida tuya muy profunda. Te propone que escribas aquello que te produjo ese dolor y miedo tan intensos y que pidas esa reparación, explicación u ofrecimiento de disculpas que te ayudaría. Viene a traerte la posibilidad de sanar muy desde adentro algo que viene acompañándote desde hace muchos años.
Pregunto: ¿hubo alguna separación temprana (como ella de sus crías)? ¿hubo maltrato o violencia (con o sin intención consciente)? ¿hay alguna situación que reconozcas que se necesita reparar? Es una maravillosa oportunidad para ambas. Darse tiempo (a ambas), en quietud, con empatía, con serenidad y presencia pura de un ser adulto que acompaña el proceso sin juzgarlo, sin apurarlo. Te doy la fórmula floral que te propongo que tomen las dos (es posible que aparezcan esas cosas tuyas emocionales que la gata te está mostrando y que estuviste -quizás- guardando durante tantos años). Te propongo que me mantengas al tanto para seguir el proceso. (Luego me enteré de que efectivamente, así fue).

Consultante: Hola Vero! Te cuento como sigue Mamma, la noto más relajada pero sigue muy asustada. Opté por no acercarme a ella. Sólo me quedo un ratito en la habitación, le charlo un rato y me retiro. Le noto las orejitas bien en alto; es tan bonita ♡. Seguimos ambas con las flores. No tengo mucho más que agregar por ahora. Esperemos pronto comience a acercarse. Le dejo un rato música de Bach, ¿es bueno eso? ¡Un beso!

Vero: Tené paciencia. El proceso ahora es darle tiempo para transformar el trauma y el terror en confianza. Eso requiere que acompañes con serenidad y sin querer apurarla. Cuando se estén por terminar las flores, volvamos a hablar, a ver si seguimos igual o cambiamos un poquito la fórmula.

C: ¡Dale! Si por eso deje de acariciarla con el palito como venía haciendo, para no abrumarla. En 15 maso se terminan las flores. Te cuento como sigue Mamma: ¡¡Va cambiando su energia!!! Estoy contenta, pero es medio anarco y está haciendo sus necesidades donde quiere, pero es hermosa y me compra y no le digo nada jajaja. Seguimos ambas con las flores y la chica que las prepara cada vez que le cuento algo de ella, me contesta: ¡y qué querés, vos sos igual! Todavía no se acerca y dejé de acercarme yo, pero le charlo mientras le pongo su comida y le cambio su agua, después la dejo con un ratito de música clásica.

V: Claro, tal como ella dijo, tiene mucho para enseñarte porque hay cosas básicas que comparten. Me parece excelente que le des tiempo. Los gatos tienen tiempos más largos que nosotros de procesamiento. Por otro lado, el hecho de que esté haciendo sus necesidades fuera de la bandeja está indicando que algo la está estresando más de la cuenta. No es por anarquista, sino un sintoma de estrés o incomodidad.

 

******

Un tiempo después de esto fui a ver a Mamma. Tuvimos una hermosa conversación en la cual ella pidió que le dieran tiempo de adaptación y le trajo a la humana que le había abierto las puertas de su casa el aprendizaje del amor en libertad. Ella le dejó la puerta abierta del lugar donde estaba viviendo. De a poco, Mamma fue tomando confianza hasta que despacio fue saliendo a la terraza, donde tomaba sol, acostada en una silla. Hasta llegar a ir y venir tranquilamente, sin miedo, habiendo aprendido a confiar y habiéndole enseñado a la persona a respetar los tiempos y necesidades del ser amado.

 

El siguiente video me lo mandó L hace unos días. Impensable cuando fui a ver a la gatita por primera vez. Dijo la consultante: “Gracias Vero!!! Vos supiste interpretar lo que ella necesitaba. Somos parecidas con Mamma 😻: libres, pero perteneciendo a un lugar.”
 

3 o 4 días después, me escribió para contarme con mucha tristeza que la había encontrado muerta al llegar.

 

El mensaje del alma de Mamma fue: “Por suerte, pude cumplir completamente mi misión en esta encarnación: te enseñé muchísimas cosas y fui feliz los últimos meses de mi vida, gracias a vos y tu conciencia y tu amor. Mi alma estará siempre cerca, recordándote el poder del amor en libertad.”
 

 


 

 

Please reload

Recientes
Please reload

Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

© 2018 Verónica Kenigstein | Hablo con Animales

  • Icono de la aplicación de Facebook
  • YouTube Classic